#TomaPosesión

Rv. Rodolfo Gonzales Cruz orando en el lanzamiento de #conmishijosnotemetas

¿Quiénes son #ConMisHijosNoTeMetas?

En noviembre de 2016 se ha iniciado una campaña política contra la educación sexual integral con miras a una gran movilización nacional. ¿Quiénes están detrás y qué piensan? A continuación una radiografía del fundamentalismo homofóbico local desde sus propios actores.

Carlos A. Bedoya

Publicado: 2017-01-08

Una serie de plantones frente al local central del ministerio de Educación (Minedu), con encendidos mítines de cierre; junto a constantes conferencias y actos públicos en varias ciudades del país buscan advertirnos, desde fines del año pasado, sobre una supuesta “ideología de género” infiltrada en el currículo nacional, que va a convertir a los escolares del país en homosexuales. Se trata de una cruzada nacional que pretende (soñar no cuesta) realizar una marcha el 4 de marzo, día oficial de inicio del año escolar 2017, que supere a la multitudinaria movilización del #NiUnaMenos de agosto del año pasado en la que participaron cientos de miles de personas para decir no a la violencia de género. 

Los organizadores de la campaña han querido dar la imagen de ser docentes y padres de familia preocupados por la formación en sexualidad de sus hijos. Sin embargo, no han podido evitar mostrarse como lo que en realidad son: líderes de las iglesias cristianas más radicales y fundamentalistas que hay en el Perú unidas en la Coordinadora Nacional Pro Familia (Conapfam).

Se trata de Agua Viva de la excongresista Mirta Hornung; el Movimiento Misionero Mundial (MMM) del Rv. Rodolfo Gonzáles, propietario también de Bethel TV; la Alianza Cristiana y Misionera donde militan Julio Rosas (congresista) y su hijo Christian Rosas (fundador de Conapfam); la Casa del Padre de los esposos Guillermo y Milagros Aguayo (antes pastores de Camino de Vida), entre otras denominaciones evangelistas que operan en el país y que están articuladas con otros fundamentalistas en América Latina y Estados Unidos.

Si bien, la Iglesia Católica del Perú no es parte directa de esta campaña, es también abanderada de la lucha contra la misma "ideología de género" que dicen combatir los evangélicos. De hecho, en agosto del 2016 – también como respuesta a #NiUnaMenos - la Conferencia Episcopal Peruana editó y repartió en todas las diócesis del país, la cartilla: “Ideología de Género: sus alcances y peligros”.

Aunque los evangélicos le han sacado ventaja, el cardenal Cipriani toca el tema cada vez que puede. Pero valgan verdades, es bien difícil que la iglesia católica, con tantas denuncias por pederastia, pueda tomar un lema que diga que no se metan con los niños.

En fin, el mensaje central de #ConMisHijosNoTeMetas es la ya tristemente célebre “ideología de género”, que al igual que en varias instituciones públicas, se ha infiltrado en el nuevo currículo nacional para confundir a los escolares, pudiendo volverlos homosexuales y fomentando entre ellos otras identidades sexuales distintas a las de “nacimiento”.

...el currículo nacional de educación básica, en la página 22 dice que ellos construirán la identidad de nuestros hijos. Ustedes no tienen que construir la identidad de nuestros hijos porque nuestros hijos ya nacieron con una identidad. (Milagros Aguayo, vocera #ConMisHijosNoTeMetas, video de campaña diciembre 2016)

Esencialismo extremista

Una de las primeras cosas en quedar claras luego de escuchar a los voceros de esta campaña es que no conocen ni la teoría de género ni los estudios sobre sexualidad. Confunden y mezclan conceptos. No distinguen entre orientación sexual e identidad de género, lo que equivale a confundir transgeneridad con homosexualidad. Así, una mujer trans termina siendo lo mismo que un hombre gay para ellos. Se asume equivocadamente también que el sexo, el género y el deseo sexual son lo mismo.

Dios no te hizo a ti varón, ¡mujer! Dios te hizo mujer, para tener un varón contigo. Dios no te hizo a ti mujer, ¡varón! Dios no te hizo a ti mujer; te hizo varón. Dios hizo varón y hembra. No hay tercer sexo. ¡Alabado sea el nombre de Cristo! (Rv. Rodolfo Gonzales, prédica sobre “El Homosexualismo” 2011, Bethel TV)

El esencialismo es extremista en el pensamiento sexual que está detrás de esta campaña. Los enemigos de la “ideología de género” sostienen que se va a colonizar el pensamiento de los escolares. Una colonización homosexual, según uno de los principales mensajes de la campaña análoga en Colombia también iniciada en el 2016, con la que los evangélicos colombianos se opusieron a la firma de los acuerdos de paz con las FARC.

Es un esencialismo que asume que el sexo es una “fuerza natural” - en este caso de fuente divina - que antes que existiera la sociedad ya había dado forma a la masculinidad y la feminidad (Rubin, 1989, p. 13). Es tal el extremismo, que creen a raja tabla que los llamados roles de género y guiones sexuales han sido determinados por dios. Es como que si el color azul para los niños, o rosado para las niñas, haya sido definido por la divinidad. O que una mujer sea ama de casa y un varón el que la mantenga sea el designio de dios.

El género es algo que cada quien puede ser lo que quiera ser. Entonces pretenden decir; no se nace hombre, se llega a serlo. No se nace mujer, se llega a serlo. Dicen cosas tan absurdas como por ejemplo que el Dr. Marco Fidel o el Dr. Christian no son hombres porque hayan nacido hombres, sino su familia y su entorno social los obligó a ser hombres, porque desde niños los vistieron azul, les dieron carritos para jugar, les dieron robots para jugar, los trataron como hombres, les enseñaron a jugar futbol, a sudar, a correr, a hablar duro. Entonces la ideología de género plantea que Christian y Marco Fidel pobrecitos, los obligaron a ser hombres. Ellos no querían, ellos no sabían. Como todo el mundo les dijo que eran hombres, pues ellos terminaron siendo hombres. ¡Perdónenme! Nosotros no determinamos que ser, el dios de la vida nos determinó. (Ángela Hernández, diputada colombiana, discurso en el lanzamiento de campaña peruana el 29 de noviembre del 2016 en Lima)

El resultado es la defensa a muerte de la matriz heterosexual donde las disidencias sexuales o de género deben ser perseguidas o proscritas en nombre de Jesucristo. Sin duda es una campaña de opresión que proclama un alineamiento rígido cuerpo-género-deseo con toda la carga de desigualdades de poder entre hombres y mujeres, y entre heterosexuales y no heterosexuales que implica (Butler, 2006, p.99).

Para los promotores de #ConMisHijosNoTeMetas, el sexo es o varón o mujer (llamada hembra, especialmente para enfatizar la masculinidad hegemónica del varón). Por tanto, no se admite la intersexualidad (personas que nacen con los dos sexos), y la “buena” sexualidad sería consecuencia de un buen comportamiento, de una conducta “natural”, de un rechazo del pecado.

Save our children (1977)

#ConMisHijosNoTeMetas es un remake de la campaña estadunidense “Save our children” (1977), diseñada y lanzada por cristianos fundamentalistas en contra de una ordenanza municipal del condado de Dale en Florida, que prohibía la discriminación por razones de orientación sexual (mismo tema que originó la formación de la Conapfam en el 2011 en Lima). Esta campaña homofóbica logró su cometido al derogar la ordenanza mencionada, pero fue más allá: se convirtió en un modelo a copiar en otras latitudes.

La reedición de “Save our Children” no solo se ha dado en el Perú, sino en varios países de América Latina a lo largo del 2016. En México empezó bajo la organización del Frente Nacional por la Familia (integrado por fundamentalistas), análogo al Conapfam peruano, una campaña que consistía en una gran marcha contra de la adopción para matrimonios igualitarios. Lo mismo pasó en Colombia, pero en el contexto de los acuerdos de paz.

Ello da cuenta de una globalización conservadora (Mujica, 2007, pp. 29-62), expresada en este caso en una fuerte articulación de fundamentalistas evangélicos de varios países de la región: México, Chile, Argentina, Ecuador, Colombia, Perú, entre otros con sus pares de Estados Unidos. Lo novedoso es el grado de unidad que están alcanzando. Por lo menos las campañas en México, Perú y Colombia.

Uno de los tanques de pensamiento más representativos de esta articulación fundamentalista es la Liberty University, fundada en 1971 en el Estado de Virginia, Estados Unidos, por el pastor ultra radical Jerry Falwell, fallecido en el 2007 cuando aún ejercía el cargo de rector. Falwell, uno de los telepredicadores más famosos que han existido, fue activo promotor de Save our children.

El modelo “Save our children” fue exitoso para los evangélicos estadunidenses en términos de legados en la formulación de políticas públicas: leyes antidiscriminación y educación sexual, así como la oportunidad de generar espacios orgánicos de coordinación y acción para la movilización. En su momento logró posicionarse públicamente en todo ese país.

Su estrategia de opresión sexual promueve la homofobia bajo la premisa de proteger a los niños y niñas de la perversión homosexual.

...la táctica más fiable para promover la histeria erótica ha sido la llamada a proteger a los niños. La actual ola de terror erótico ha calado más profundamente en aquellas áreas relacionadas en algún sentido, aunque solo sea simbólico, con la sexualidad de los jóvenes. El lema central de la campaña en la votación del condado de Dade fue “Salvemos a nuestros hijos” de un supuesto reclutamiento homosexual. (Rubin, 1989, p. 7

La "ideología de género" sería un conjunto de ideas perversas impulsadas por el propio demonio, al que hay que reprender. La forma de hacerlo es en primer lugar eliminar el enfoque de educación sexual integral de la educación en sexualidad, y reemplazarlo por otro sea moralista, que vea en el deseo sexual un peligro y un riesgo, y cuyo aprendizaje a transmitir sea la abstinencia.

Y saben por qué esta perversa ideología está atacando a los niños. Porque si vienen a gente adulta como nosotros… Si vienen aquí al pastor a decirle, no pastor es que usted no nace hombre, llega a serlo; el pastor dice, yo reprendo al diablo. Olvidate. Lo tenemos claro. No nos van a poder confundir, pero si cogen a una criatura de cinco años, que es la edad establecida… enseñarle a un niño que él no nace con el sexo definido, que puede ser lo que quiere ser… que puede ser hombre, que puede ser mujer, que puede ser transexual, que puede ser intersexual, que puede ser travesti, que puede ser queer y toda la clase de sexo que ellos se han inventado… (Ángela Hernández, diputada colombiana, discurso en el lanzamiento de campaña peruana el 29 de noviembre del 2016 en Lima)

El modelo Save our children ha sido adaptado al Perú, por iniciativa del congresista Pastor Julio Rosas y su hijo Christian Rosas, precisamente abogado por la Liberty University; y por los esposos Guillermo y Milagros Aguayo, también formados para ser pastores evangélicos en Estados Unidos.

Los Aguayo son fundadores de la ONG “Salvemos a la Familia” que promueve la articulación de acciones contra las leyes pro derechos sexuales y reproductivos en América Latina.

Ambos grupos disputan el liderazgo tanto de la campaña, como de la Conapfam. Si bien en este momento se encuentran unidos en #ConMisHijosNoTeMetas, sus discursos que parecen igual de extremistas, tienen matices. Los Aguayo son de una corriente más carismática, predican juntos (lo que implica darle un peso a la mujer en el liderazgo de la iglesia). Son un poco menos tradicionalistas y son los más interesados en dar la idea de una campaña laica. Los Rosas en cambio, están más cercanos al fundamentalismo del Rv. Gonzales, el líder evangelista peruano más fanático que existe en la actualidad.

Muy buenas tardes con todos los padres de familia. Este mensaje va para el ministerio de Educación. Para que escuchen con claridad. La batalla por los hijos no es un caso aislado en el Perú. Acabamos de ganar en Chile, antes en México y antes en Colombia... Nuestro pedido es que se retire la Ideología de Género no solo de la currícula, sino de todo el ministerio de Educación y eso será solo el inicio de una larga batalla donde los padres del Perú demostrarán al igual que en Colombia que no existe poder, ni principado, ni potestad que pueda con la iglesia unida del señor Jesucristo, amén. (Christian Rosas, fundador de la Conapfam, discurso en el Plantón frente al ministerio de Educación, #ConMisHijosNoTeMetas 21 de diciembre del 2016)

Christian Rosas confirma el objetivo programático común de todas las organizaciones de la Conapfam: retirar la palabra género y cualquier enfoque constructivista de la educación en sexualidad en el nivel básico regular. sin embargo, el objetivo político también se deja ver: consolidar una fuerza de choque conservadora.

Por su parte, el Pastor Rosas ha logrado embarcar en esta campaña a varios de sus colegas en el Congreso peruano, especialmente en la bancada del fujimorismo. Entre ellos tenemos a los parlamentarios: Federico Pariona (Fuerza Popular - FP); Tamar Arimborgo (FP); Julio Rosas (Alianza para el Progreso - APP); Nelly Cuadros (FP); Marco Miyashiro (FP) y Edwyn Donayre (APP) entre otros.

Ideología de Género

Los grupos conservadores en general han consolidado un discurso sobre el género en el Perú que busca socavar ante la opinión pública los pilares académicos del género y la sexualidad, como estrategia para frenar los avances políticos de los movimientos sociales por la diversidad sexual y de género (Motta, 2016, octubre 11).

Así, la denominada “ideología de género” como llaman al enfoque de género los fundamentalistas, es presentada como un pensamiento peligroso que se filtra en el Estado.

La ideología de género es una nociva ideología que pretende redefinir aquello que ya fue establecido por la naturaleza de nuestra especie humana. Pretenden decir que el sexo con el cual nacimos no necesariamente lo es, sino que uno puede cambiarlo en base a los sentimientos. Resultado de este peligroso pensamiento tenemos como el fallo del Tribunal Constitucional, aun contraviniendo las definiciones vigentes de la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Psiquiatría que define a la transexualidad como disforia de género y trastorno mental correspondientes. No solo el TC sino también la Defensoría del Pueblo que pretende servir a esta ideología y no al pueblo. En todo caso deberíamos cambiarle de nombre a esta institución y llamarle defensoría de la ideología de género y no defensoría del pueblo. Así también, presidenta, se está infiltrando sutilmente en la nueva currícula nacional de educación básica para enseñar a los niños y adolescentes desde kínder esta ideología que va a afectarles en su formación. (Pastor Julio Rosas, congresista peruano, Sesión plenaria del 24 de noviembre del 2016)

Como señalamos al inicio, uno de los principales documentos de este discurso es el texto editado desde el 2008 por la comisión ad-hoc de la mujer de la Conferencia Episcopal Peruana: “La Ideología de Género, sus peligros y alcances” basado en el informe “La desconstrucción de la mujer” de Dale O´leary, investigadora de la Asociación Médica Católica de Estados Unidos.

Desde fines del siglo pasado, O´leary ha puesto su pluma al servicio de la lucha de ideas contra el movimiento feminista a propósito de las oportunidades políticas que se abrieron en todo el mundo a partir de las cumbres internacionales en el marco de Naciones Unidas como la Conferencia sobre Población en Cairo (1994) o la Conferencia de la Mujer en Beijing (1995) .

El discurso de la "ideología de género" existe desde hace muchos años, pero es en la actual coyuntura peruana que ha sido difundido masivamente. La implementación de la Educación Sexual Integral (ESI) en el nuevo currículo educativo nacional, y los debates públicos sobre unión civil, despenalización del aborto, identidad de género de las personas trans entre otros temas que impulsa el movimiento feminista y el de TLGBIQ (Trans, lesbianas, gays, bisexuales, intersexuales y queer) han sido los disparadores para la articulación del discurso de todos los grupos conservadores (más allá de los católicos) en torno a la ideología de género.

El mensaje central de este discurso consta de tres pilares: 1) que hay un único modelo de familia: la familia natural, puesto que el sexo también es natural; 2) que eso implica roles bastante diferenciados entre hombres y mujeres, en especial relacionados con el “instinto” materno de las mujeres; y 3) negar cualquier comportamiento que se salga de esos parámetros, proscribiendo y patologizando las disidencias sexuales y de identidad de género (Motta, 2016, octubre 11).

Todos estos argumentos apuntan a negar la construcción social del género y la estructura de poder a la base del mismo, cimiento del pensamiento feminista y de las luchas sociales por el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos.

…Toda esa atención charlatana con la que hacemos ruido en torno a la sexualidad desde hace dos o tres siglos, ¿o está dirigida a un preocupación elemental: asegurar la población, reproducir la fuerza de trabajo, mantener las formas de las relaciones sociales, en síntesis: montar una sexualidad económicamente útil y políticamente conservadora?. (Foucault, 2014, p. 39)

Avances de la diversidad

La comunidad TLGBIQ en el Perú ha logrado algunos avances en el ámbito de las políticas públicas recientemente.

Las demandas de las personas trans por ejemplo se relacionan en mayor medida con el derecho a la identidad de género. Especialmente, se asumen como hombres trans y mujeres trans según corresponda y no como lesbianas o gays.

Eso se expresa con más intensidad por ejemplo en espacios como los concursos de belleza en el caso de mujeres trans. Ser nombradas según su identidad es el punto de partida para sus demás reivindicaciones.

Estoy cansada de escuchar a muchísima gente en Perú, sobre todo en la prensa nacional y por más increíble que parezca dentro de la misma comunidad LGBT, llamar o tratar en masculino a las mujeres trans, respeto y sensibilización con las personas trans, eduquémonos. (Jessica Icon (Xtravaganza), artista, mujer trans. 30 de diciembre 2016 vía su cuenta de Facebook)

SI bien, aun el ordenamiento jurídico, tanto nacional como internacional, favorece a los grupos conservadores (desde la Constitución Fujimorista de 1993, hasta los Tratados de Derechos Humanos como la Convención Americana sobre Derechos Humanos, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, entre otros, usan la categoría familia natural), los evangélicos están en alerta debido a los siguientes avances institucionales a favor de las personas TLGBIQ en el 2016:

• La Sentencia del Tribunal Constitucional 6040, que permite el cambio del DNI a las personas trans

• La Resolución Defensorial 010-2016 que aprueba el informe defensorial 175 “Derechos humanos de las personas LGTBI: necesidad de una política pública para la igualdad en el Perú”

• La creación de la Mesa de Trabajo para promover los derechos Gays, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales GTBI” del Ministerio de la Mujeres según Resolución Ministerial N° 294-2016-MIMP

• El Nuevo Currículo Nacional de Educación Básica 2017. Resolución Ministerial N° 281-2016-MINEDU que incorpora los lineamientos de educación sexual integral establecida desde el 2008, y que incluye el cuestionamiento de los roles de género

• La presentación en el Congreso por dos parlamentarias del proyecto de Ley sobre identidad de género.

Es por eso que los organizadores de #ConMisHijosNoTeMetas evalúan que la "ideología de género" se está infiltrando en toda la institucionalidad pública.

…en diferentes estamentos del Estado, esta ideología se quiere infiltrar. Ya no solamente en el Legislativo, sino también en el Tribunal Constitucional, en el ministerio de la Mujer… Una de las acciones más evidentes de esta ideología, la vimos manifestada en primera instancia a través de un fallo del Tribunal Constitucional… hace unas semanas atrás, falló a favor de la iniciativa de que las personas transexuales, simplemente, pues, por lo que ellos sentían, podían tener el derecho de registrarse y cambiar su DNI. Si habían nacido como hombres, y se sienten mujeres, podían hacer ellos ese cambio, por derecho otorgado por el Tribunal Constitucional… (Pastor Guillermo Aguayo, Conferencia sobre Ideología de Género en el Auditorio Alianza Cristiana y Misionera Larco, Trujillo, Perú 29 de noviembre del 2016)

Pero es en el tema del currículo donde han encontrado mayores oportunidades políticas para su acción. A pesar de que diversos estudios cuantitativos como los del Centro de Investigación Interdisciplinaria en Sexualidad, Sida y Sociedad-UPCH, Imasen y GfK demuestran claramente que la población es proclive a la Educación Sexual Integral (ESI); la mayor parte de los miembros de las comunidades educativas (padres, madres, estudiantes y docentes) están de acuerdo con la enseñanza de capacidades en torno a la sexualidad; los evangélicos están logrando que el Minedu retroceda en la aplicación del nuevo currículo para el 2017.

En efecto, los hallazgos muestran que la mayor parte de mensajes de educación sexual que efectivamente se dan en las aulas se relacionan más con un enfoque moralista, que es lo que buscan precisamente normalizar los evangélicos y otros grupos conservadores. Esto se debe, a los legados de los intereses de estos grupos en la política pública educativa (Ewig, 2012) y en general a la moral tutelar (Nugent, 2005) que pesa sobre los operadores de la educación. Eso pesa más que los ocho años de vigencia de la política pública de ESI (2008).

En todo caso, el Minedu busca implementar los lineamientos sobre ESI en el 2017 a través de las siguientes capacidades en todos los niveles de educación:

Capacidad 1: Construye su identidad - Se valora a sí mismo - Autorregula sus emociones - Reflexiona y argumenta éticamente - Vive su sexualidad de manera plena y responsable. (Minedu, 2016, p. 22)

Asimismo, el nuevo currículo también incluye capacidades que vulneran el estado laico como:

Capacidad 30: Construye su identidad como persona humana, amada por Dios, digna, libre y trascendente, comprendiendo la doctrina de su propia religión, abierto al diálogo con las que le son cercanas * - Conoce a Dios y asume su identidad religiosa como persona digna, libre y trascendente - Cultiva y valora las manifestaciones religiosas de su entorno argumentando su fe de manera comprensible y respetuosa. (Minedu, 2016, p. 22)

Capacidad 31: Asume la experiencia el encuentro personal y comunitario con Dios en su proyecto de vida en coherencia con su creencia religiosa* - Transforma su entorno desde el encuentro personal y comunitario con Dios y desde la fe que profesa - Actúa coherentemente en razón de su fe según los principios de su conciencia moral en situaciones concretas de la vida. (Minedu, 2016, p. 22)

Estas dos últimas competencias se desarrollan en el área de Educación religiosa, se aplicarían, según el propio currículo, de conformidad la Ley 29635, ley de libertad religiosa, es decir que los padres de familia o estudiantes cuya “confesión religiosa sea distinta a la católica pueden solicitar exoneración del área, sin perjuicio alguno”. Como fuere, ambas capacidades son incoherentes con la separación que debe existir entre Estado y religión. No obstante, ello no bastó para calmar a los evangelistas, pues en sus palabras “la orientación sexual se moldea a temprana edad” (Declaraciones de Christian Rosas, 29 de noviembre en lanzamiento de la campaña #ConMisHijosNoTeMetas), y el solo hecho de hablar de que los niños vivan su sexualidad de una manera sana y responsable los espanta.

La guía sobre ESI que fue inicialmente publicada en el sitio web del Minedu fue retirada a inicios de diciembre (la primera semana de acción pública de la campaña) en plena crisis política que derivó en la censura del ministro de Educación, Jaime Saavedra.

La propaganda contra herramientas pedagógicas como el cuento del “caperucito” rojo, y otras técnicas que buscan relativizar los roles de género a fin de combatir la desigualdad de poder entre hombres y mujeres fue de los argumentos más usados para descartar la guía, en un claro uso de la escuela ideológica de la negatividad sexual donde el sexo siempre será sospechoso y se lo mirará en términos de su peor expresión posible (Rubin, 1989, p. 17). 

Están promoviendo una suerte de confusión psicológica a los niños que eso sí es muy delicado… No tendría nada de malo si esta situación no agudizaría e incrementaría el tema del bullying entre los niños. ¿Qué pasa si un niño un buen día viene y dice yo quiero ser caperucito? ¿Tú crees que los demás niños lo van a aceptar con naturalidad? Yo pienso que peor más bien va a generar el bullyng. (Nelly cuadros, congresista de Fuerza Popular por Cusco, en reportaje de Panorama).

¿Tendencia conservadora?

Según una encuesta del Centro de Investigación Interdisciplinaria sobre Sexualidad, Sida y Sociedad de la Universidad Peruana Cayetano heredia (Ciisss, 2016) el 42 por ciento de las escuelas estudiadas en Lima, El Callao, Ucayali y Ayacucho imparte educación sexual (ES) sin referencia al currículo nacional, y en el 4 por ciento simplemente no se imparte ES. Asimismo, y al margen de los lineamientos y el currículo, en el aula, los mensajes que transmiten los docentes son: 1) la homosexualidad es antinatural (39%), 2) el aborto es inmoral (62%), 3) tener relaciones sexuales es inmoral (42%), 4) tener relaciones sexuales es peligroso (74%), las relaciones son después del matrimonio (81%).

Sin embargo, una encuesta urbano-rural a nivel nacional hecha por GfK y publicada por el diario peruano "La República" el 18 de diciembre del 2016, revela que la mayoría de población sí está de acuerdo con la educación sexual integral. Ante la pregunta ¿Usted aprueba o desaprueba que a los niños y adolescentes en el colegio les enseñen…? se obtuvieron los siguientes resultados: A conocer y cuidar su cuerpo a través de videos y otros materiales audiovisuales (78% aprueba); temas como la identidad y la opción sexual (68% aprueba).

Ello guarda relación con la encuesta de Imasen (2013) que muestra que el 98 por ciento de los encuestados está de acuerdo con que la escuela contribuya al desarrollo de capacidades para que los/as estudiantes vivan su sexualidad de manera plena y responsable.

Pero a pesar de que la mayoría de la población se muestra de acuerdo con mayor apertura, sigue predominando un enfoque moralista en la educación sexual realmente impartida en las aulas. 

Es decir, estamos ante una tendencia conservadora en la educación sexual que afecta a niños, niñas y adolescentes en el Perú, que no permite que vivan su sexualidad a plenitud generando mayores desigualdades e intolerancia frente a lo diverso.

El Minedu buscó revertir esta situación a partir del 2017 a propósito del nuevo currículo escolar elaborado en el 2016. Y eso es lo que busca revertir la campaña #ConMisHijosNoTeMetas en el marco de una tendencia mayor: erradicar de toda la institucionalidad pública el enfoque de género.

Los actores de la campaña son fundamentalistas en la medida en que toman de manera legalistas varios pasajes de la biblia que dan cuenta de una moral de hace más de mil años. Por ejemplo las cartas de San Pablo a los Corintios, Galatas, Romanos, etc. Esa moral se quiere imponer a pesar de que las condiciones históricas, sociales y culturales son completamente distintas en la actualidad.

El fundamentalismo cristiano de #ConMisHijosNoTeMetas considera a la educación sexual integral como una obra del demonio. Y desde ese punto de vista poco se puede discutir democráticamente en el ámbito de las políticas públicas propias de un Estado laico.

La maldad del hombre, la obra del diablo dentro de la humanidad, ha hecho esta degeneración. Es una degeneración y es una obra satánica, es una obra diabólica por causa del pecado de los padres y de toda una familia que va degenerando en la idolatría, la hechicería, la brujería, el espiritismo, el oscurantismo, el satanismo, y toda obra diabólica. (Rv. Rodolfo Gonzales, “El Homosexualismo” 2011, Bethel TV, Movimiento Misionero Mundial)

De hecho, los evangélicos están en guerra y toman para justificar esa actitud el Salmo 11, capítulo 3 de la Biblia que dice: “Si los fundamentos son destruidos; ¿qué puede hacer el justo?”. Este pasaje junto a otros son citados en los diversos eventos de la campaña a nivel nacional para hacer un llamado a la opresión sexual.

¿Se puede ser cristiano y aceptar la diversidad sexual? Bajo una visión legalista de la biblia parece difícil. Sin embargo, grupos como Católicas por el Derecho a Decidir entre otras comunidades religiosas, muestran que si es posible avanzar hacia una teología acorde con la diversidad sexual y el respeto de los derechos sexuales y reproductivos.

La campaña #ConMisHijosNoTeMetas es todo lo contrario a ese ideal. Y para ello cuenta con una articulación que incluye parlamentarios que promueven debate y proyectos de ley en el Congreso, siendo los más activos Julio Rosas (APP) y Nelly Cuadros (Fuerza Popular); líderes religiosos que movilizan a los miembros de sus iglesias (en especial evangélicas); periodistas con gran popularidad como Phillip Butters; y medios de comunicación que les dan cabida como Panamericana TV, Radio Capital, RPP y otros medios no tan mainstream como Bethel TV.

El objetivo de las movilizaciones de los evangelistas es rectificar la política educativa a fin de retirar “la ideología de género”, es decir el enfoque de género, lo que implica impedir la implementación de la ESI. No solo entorpecerla, ajustarla o adecuarla, sino eliminarla, promoviendo la derogación de la Resolución Ministerial N° 281-2016-MINEDU del 2 de junio de 2016 que aprobó el Currículo de Educación y también de la propia Resolución Directoral N° 018-2008-ED del 16 de julio del 2008 que dio vida a los lineamientos de la ESI.

Ese objetivo queda claro en la carta que los organizadores de #ConMisHijosNoTeMetas dejaron el 21 de diciembre en mesa de partes del Minedu, en donde usan una interpretación moralista del concepto del “interés superior del niño” contenido en la Convención sobre los Derechos del Niño y en el Código de los Niños y Adolescentes.

Es una resistencia al reconocimiento de la diversidad sexual e identidad de género que va tomando forma de un movimiento transhomolesbofóbico evangélico que puede llegar a ser violento, y que busca ser la fuerza de choque de los grupos conservadores.

El movimiento feminista y TLGBIQ en el Perú, viene dando respuesta tanto en el campo de las ideas como en el del activismo a esta ofensiva fundamentalista. Artículos, entrevistas, y contramanifestaciones no se han hecho esperar.

Para ello, además de los avances normativos institucionales, tienen del lado orgánico-político la reciente experiencia articuladora del #NiUnaMenos. Asimismo, hay una corriente de opinión favorable a la diversidad y en rechazo de la histeria erótica de los fundamentalistas de #ConMisHijosNoTeMetas que se viene expresando en una serie de argumentos en favor del reconocimiento de la transexualidad como por ejemplo las recientes portadas de la revista peruana Poder (Hacker Superdotada Transgénero) y de la internacional National Geografic (Revolución Transgénero).

Antes que como transgénero, Tang prefiere definirse como “posgénero”. “La idea es muy simple. Yo no espero que la gente se comporte de cierta manera por su género. No tebgo un guión para ti. Si te digo algo y te escucho, escucho tus valores, no el cuerpo que vistes ni el sexo ni la etbnia ni la orientación sexual ni la edad ni nada. Es posclasificación, posestereotipos”. (Audrey Tang, hacker superdotada transgénero ministra digital de Taiwán en entrevista con Gabriela Wiener, revista Poder. Diciembre 2016).

Finalmente, la lucha por los derechos sexuales y reproductivos se ha metido en la agenda pública peruana con fuerza. Es un error de muchos izquierdistas decir que no es un tema de importancia. Estos fundamentalistas son parte del campo político fujimorista, y en su momento se movilizarán por la candidatura de Keiko Fujimori, pero sobre eso daremos cuenta en otro artículo.

Bibliografía

Butler, J. (2006). El género en disputa: feminismo y la subversión de la identidad. Barcelona: Paidós.

Ciisss (2016). Educación Sexual Integral. Policy Brief del Centro de Investigación Interdisciplinaria en Sexualidad, Sida y Sociedad de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima: Ciisss-UPCH

Ewig, C. (2012). “Legados de inequidad entrecruzados”. En: Neoliberalismo de la segunda ola: género, raza y reforma del sector salud en el Perú. Lima: Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

Imasen – Opinión & Marketing Político (2013). Encuesta sobre ESI a nivel urbano nacional con asistencia técnica de UNFPA y Unesco. Disponible en www.unfpa.org.pe

Foucault, M. (2014). Historia de la Sexualidad. 1. La voluntad del saber. Buenos Aires: Siglo veintiuno editores.

Minedu (2008). Lineamientos educativos y orientaciones pedagógicas para la educación sexual integral. Manual para profesores de la educación básica regular. Lima: Ditoe-Minedu.

Minedu (2016). Currículo Nacional de la Educación Básica. Lima: Minedu

Motta, A. (2016, octubre 11). La ideología de género: una estrategia retórica conservadora. Disponible en https://goo.gl/RRfaoE

Mujica, J. (2007). “Lo que conservan los conservadores”. En Economía política del cuerpo. La reestructuración de los grupos conservadores y el biopoder (29-62). Lima: Promsex.

Nugent, G. (2005). “El Orden Tutelar. Para entender el conflicto entre sexualidad y políticas públicas en América Latina”. En: La trampa de la moral única: argumentos para una democracia laica. Lima: Fundación Ford.

Rubin, G. (1989). “Reflexionando sobre el sexo: notas para una teoría radical de la sexualidad”. En Vance, Carole S. (Comp.) Placer y peligro. Explorando la sexualidad femenina (pp. 113-190). Madrid: Ed. Revolución.


Publicado en